Etiquetas

,

Mientras duermes

Duermes, y mientras, yo acomodo el mundo para que tú sonrias al despertar, y recojo gerberas, rosas y alhelíes para cantarte mi amor, y azucenas para que salten a la comba como alegres niñas en tu cintura. Duermes, y los jilguetos le cantan a Mozart y los gorriones le cantan a Dylan, y los delfines nos dan besos en la boca y las sirenas nos preparan el zumo, el café y las tostadas. Duermes, y me ducho desnudo y temeroso, como un fauno adolescente y precavido, y el agua me recorre el cuerpo cómo hace un par de horas tú lo hacías en las fuentes del Jardín del Paraiso.

Duermes, y las puertas del Edén se abren de par en par para nosotros y las gotas de rocío riegan los meandros de nuestras mejillas. Duermes, y te cojo de las manos mientras el mundo se derrumba, y no quiero que amanezca y otra vez, para nosotros, se abran las Cancelas del Infierno.