Etiquetas

, ,

La Sinfonía n.º 9 en re menor, op. 125, conocida también como “Coral“, es la última sinfonía completa del compositor alemán Ludwig van Beethoven. Es una de las obras más trascendentales, importantes y populares de toda la música clásica, y también de toda la música y del arte. Su último movimiento es un final coral sorprendentemente inusual en su época que se ha convertido en símbolo de la libertad. Precisamente, una adaptación de la sinfonía, realizada por Herbert von Karajan es, desde 1972, el himno de la Unión Europea (UE).1

En 1817 la Sociedad Filarmónica de Londres encargó la composición de la sinfonía. Beethoven comenzó a componerla en 1818 y finalizó su composición a principios de 1824. Sin embargo, tanto la parte coral como las notas de la sinfonía disponen de fuentes para datarlas en un momento temprano en la carrera de Beethoven.

El poema de Friedrich Schiller An die Freude (noviembre 1785), traducido como A la Alegría, y conocido como Oda a la alegría que Schiller publicó en 1786 en la primera versión y 1808 póstumo en la versión definitiva (classica), provocó en Beethoven la intención de musicalizarlo ya desde 1793 cuando tenía 22 años. Usualmente se suele distinguir entre Oda a la alegría para denominar al poema original de Schiller, y Himno a la alegría como denominación del cuarto movimiento de la Novena sinfonía de Beethoven, que incluye una selección del texto de Schiller, las palabras introductorias de Beethoven, y, por supuesto, la música.2

La introducción a la parte vocal de la sinfonía provocó varios problemas a Beethoven. Sobre esto el amigo y biógrafo de Beethoven Anton Schindler escribió:

Cuando empezó a componer el cuarto movimiento la lucha comenzó como nunca antes. El objetivo fue encontrar un modo correcto de introducir la oda de Schiller. Un día Beethoven entró a un cuarto y gritó:’¡Lo tengo, ya lo tengo!’, entonces me mostró el cuadernillo con las palabras Déjenos cantar la oda del inmortal Schiller

Sin embargo, Beethoven nunca mantuvo esta versión, siguió reescribiendo hasta llegar a la forma final, con las palabras: “O Freunde, nicht diese Töne”.

El movimiento cultural Sturm und Drang (tempestad y emoción), en las décadas finales de siglo supone la disolución de las formas cortesanas acentuando la libertad y el sentimiento y rechazando el racionalismo riguroso, anticipa lo que será el romanticismo.

Beethoven encarna el tránsito del estilo clásico al estilo romántico rompiendo el esquema cerrado de las formas musicales para adaptarlas a esta incipiente libertad individual. Es uno de los primeros músicos que viven de lo que venden componiendo, algo que comenzó a hacer Mozart, creando un precedente en el oficio de compositor, despegándose del mecenazgo al que están sometidos otros músicos como Haydn.

La sinfonía consta de los siguientes instrumentos.

Viento
Piccolo (sólo en el cuarto movimiento), 2 Flautas, 2 Oboes, 2 Clarinetes en La, Si bemol y Do, 2 Fagotes
Contrafagot (sólo en el cuarto movimiento)
Metales
2 Trompas (1 y 2) en Re y Si bemol, 2 Trompas (3 y 4) en Si bemol (bajo), Si bemol y Mi bemol, 2 Trompetas en Re y Si bemol, 3 Trombones (alto, tenor, y bajo, sólo segundo y cuarto movimientos)
Percusión
Timbal de concierto, Bombo (sólo en el cuarto movimiento), Triángulo (sólo en el cuarto movimiento), Platillos (sólo en el cuarto movimiento)
Voces
Soprano solo (sólo en el cuarto movimiento), Alto solo (sólo en el cuarto movimiento), Tenor solo (sólo en el cuarto movimiento), Barítono solo (sólo en el cuarto movimiento), Coro (sólo en el cuarto movimiemto)
Cuerdas
Violines I, II, Violas, Cellos y Contrabajo
INFO: Wikipedia