Etiquetas

, , , ,

 

A propósito de las palabras de Fernando Vallejo. “Yo a España ya no la quiero, y estoy feliz de verla quebrada, en bancarrota, con una deuda impagable de casi dos billones de dólares y un desempleo monstruoso”. Difiero de su felicidad y me siento muy ofendida. Una cosa son las decisiones de políticos sobre visados y leyes discriminatorias y otra el destino de su pueblo. Como colombiana me jode que en la UE mis paisanos no puedan entrar libremente y quisiera que esto cambiara. Debo decir que he visto a miles, si no millones de españoles, luchar porque los inmigrantes, entre ellos decenas de miles de colombianos, tengan igualdad de derechos. Y, al menos lo consiguieron durante algunos años, y sí, durante el gobierno del presidente Zapatero. Me jode que los latinoamericanos no se den cuenta de que millones de sus hijos han llegado a Europa porque su país de origen los expulsó. Y aquí, que no es un paraíso y existe xenofobia y racismo, pero que millones de ciudadanos luchan contra ello, han encontrado lo que nunca tuvieron allí: educación pública, de calidad y gratuita para sus hijos; sanidad universal; acceso a un mercado de trabajo más o menos igualitario; acceso a cursos de formación gratuitos; respeto por sus derechos laborales y respeto dentro de sociedades que legislan para que la igualdad entre todos sea un hecho. Por supuesto que hay empresarios que abusan de quien es vulnerable, descerebrados que maltratan a los que sienten que son distintos y políticos simpatizantes del fascismo que un día sí y otro también, imponen leyes segregadoras… Pero esos mismos políticos legislan contra sus ciudadanos pobres, con discapacidad, contra sus mujeres, contra los trabajadores, contra los estudiantes… Así que, señor Vallejo, un poco de respeto por los pueblos del mundo. A mí me duele en el alma lo que está sucediendo con España y eso me hace completamente infeliz. Me duele porque son millones de seres humanos los que están sufriendo día a día, y porque conozco a los españoles de cerca – he vivido en España durante 15 años- y puedo decir que es uno de los pueblos más solidarios que he conocido. Por favor señor Vallejo, ya que habla tanto de dignidad, me gustaría que después de decir esta estupidez del tamaño de su inteligencia, reconozca que ha cometido un error, y solicite perdón a todos los pueblos del mundo y a sus seres humanos, entre ellos a mí.

Entrevista a Fernando Vallejo en EL PAÍS

20 de agosto de 2013

Anuncios