Etiquetas

, , , , , ,

Fernando Blanco / Mundo Obrero

Han sido los franceses quienes se han fijado en Jorge Pardo…en España, estamos más preocupados por casinos, aeropuertos y otras macroestructuras que copan la atención de los medios de comunicación.

El subtítulo de la noticia dice así: Jorge Pardo recibió el 15 de enero de 2013, en el Théâtre du Châtelet de París, el premio al Mejor Músico Europeo de Jazz por parte de la prestigiosa Academia Francesa de Jazz. Así de breve y con una carga de profundidad a la que me intentaré asomar en este artículo.

Os presento, para quien sea desconocido, a Jorge Pardo, flautista y saxofonista de jazz, flamenco, sinfónico y cualquier estilo que se le ponga por delante. Uno de esos músicos con un curriculum vastísimo, muy querido en la familia musical, testigo de momentos clave en la evolución del flamenco y del jazz español, colaborador en discos que hoy son catalogados como ‘seminales’, músico de sesión para tantas y tantas grabaciones, acompañante de figuras míticas, habitual en las noches de Madrid… Y, a pesar de todo, un músico que suda cada día para mantenerse a flote.

pardo“Jorge Pardo” Foto: max

Prueba de ello es su reciente álbum, ‘Huellas’ (Cabra Road, 2012), del que cuenta: “(…) había pensado juntar una buena banda y meternos en el estudio; la falta de presupuesto hace fracasar esta idea, pero estoy decidido a hacerlo como sea… gracias a que tengo amigos lo empiezo a sacar adelante…”. Él y unos cuantos de esos amigos son hoy parte indeleble de la escena del llamado ‘flamenco-jazz’. Son el bajista Carles Benavent, el pianista Chano Domínguez, el baterista Tino di Geraldo, el percusionista Rubem Dantas, el guitarrista Juan Manuel Cañizares, por ejemplo.

Si repasamos su discografía, nos topamos con títulos emblemáticos, de una calidad suprema. Con 18 años colabora en la grabación de un tema para el disco más polémico del flamenco: ‘La leyenda del tiempo’, de Camarón de la Isla. Estuvo con Pedro Ruy Blas en el grupo Dolores. En esta formación, conoció a Paco de Lucía, quien se lo lleva de gira y de donde saldría la grabación en directo de ‘Live in América’. Luego, a partir de 1982, comenzaría a publicar discos a su nombre. Diez años más tarde, otra grabación histórica, ‘Jazzpaña’, con una Big Band dirigida por Vince Mendoza y junto a reputados jazzistas como el saxo tenor Michael Brecker o el guitarrista Al Di Meola. La lista sigue y sigue.

Pero han sido los franceses quienes se han fijado en Jorge Pardo, porque para la mayoría de los españoles no tiene ni idea de quién es este tipo. No es baladí que la Academia Francesa de Jazz le haya otorgado este reconocimiento. Como en el cine, Francia es la segunda localización más destacada del jazz, tras Estados Unidos. Nosotros, en España, estamos más preocupados por casinos, aeropuertos y otras macroestructuras que copan la atención de los medios de comunicación. La cultura es ese rincón pequeñito y olvidado, cuando la realidad es la contraria: es la pintura, la escultura, la música, la literatura, el cine, la danza, el baile y otras manifestaciones artísticas por lo que somos favorablemente valorados en el extranjero.
Músicos como Jorge Pardo trabajan en la sombra. Pasea por la calle como cualquier otro ciudadano; tiene que pedir la ayuda de sus amigos para grabar sus proyectos; viaja continuamente porque vive de tocar en directo. Es una de esas personas sencillas que lleva en la piel un mapa del mejor flamenco, jazz y música experimental que se ha hecho en este país.

¡Enhorabuena!

Anuncios