Etiquetas

, , , , ,

flore“Café de Flore” Foto: Miss K.

“Diálogo”

“«Fuego tomaré de tus mejillas para apagar llama con llama; / cuando esté sediento, allí encontraré agua», Poemas de amor y vino; XVIII, Yehuda Ha Levi. Protegida del viento, al calor de la hoguera, Miss Kittihawa, envuelta en su pelo, lee en voz alta un fragmento de Heráclito: «Todo lo gobierna el rayo».”

El Vigilante

El rayo suena a notas de violín y piano entrelazadas en una sonata que es una batalla sin cuartel, un torbellino de oscuras pulsiones –la vida y la muerte-: caminan de la mano, se persiguen, se encuentran, enfrontados enérgicamente, haciendo estallar la más terrible de las tempestades, la más dulce de las pasiones, el deseo transformador concentrado entre tu mirada y mis pecas, estallido de luz, para luego acallarlas con su fatal huida hacia el horizonte de un crepúsculo incierto, solitario.  Sólo un genio enloquecido cuyos acordes dan cobijo a todas las pasiones humanas podía desafiar al rayo, convirtiendo espejismos en presente. Y sucumbimos a él inexorablemente. La música, como el deseo, también hace tambalear destinos.

Las olas rompen solitarias en la orilla, risas y caricias engarzadas en la espuma, que la arena engulle veloz. Saturno devorando ilusiones. Conozco muchos cafés, en muchas ciudades del mundo. Pero el tiempo quedó suspendido en el Café de Flore, y allí seguiremos. Ponte de luz, amore, y no sueltes la mano en la que reapareciste.

Miss K.

Liebestod, Tristan und Isolde, Wagner Birgit Nilsson