Etiquetas

,

Diálogo

Lunes, 4:15 am. Salgo a la calle: uniforme, lápiz y Destrucción masiva.Geopolítica de hambre (Península) de Jean Ziegler. El hambre es un crimen contra la humanidad y tiene mucho que ver con las redes mafiosas (compañías y gobiernos) que manejan el capitalismo. Mayo mayea entre lluvias y calor. Con flores a María (1981), tituló Alfonso Grosso, años atrás, una novela sobre la romería del Rocío, cuando la literatura era crítica del mundo. Luego, con el correr del tiempo y un esforzado trabajo editorial, se hizo autoayuda. Ahora ya no se lo que es, aunque tampoco me importa. Es más, si la literatura despareciera bajo un bombardeo de la OTAN, tampoco pasaría nada. ¿Quieres compañía? Escucho en el mp3 regalo de La ButxacaLe nozze di Figaro, versión de Solti (1982), con Kanawa, Allen, Popp y Ramsey. Levanto la vista. Es hermosa y rota. ¿Café? La ópera tiene, como el teatro griego que brota en los festivales de verano, algo de manierismo cultural, una cierta desmesura pasional —furtiva lágrima— que me interesa. En realidad, hoy, son fetiches arqueológicos del mercado-mundo. El maestro Antonio Vivaldi tenía una orquesta de señoritas en Venecia, contó Alejo Carpentier en Concierto barroco. Está bueno. Si. Parece que llega el verano. Sí. Hasta otra. Con voz de cristal, inolvidable su Reina de la noche, canta Popp hasta el límite de la ruptura. No tendrá más de veinte años, sombra de gato, tatuajes en el vientre y quince centímetros de tacón. Siente mi mirada y se gira. Otra vez será. Ignoro por qué lanzo esa disculpa. Me gusta tu café. Volveré. En la esquina coge un taxi. «Bretaña» —dice Cunqueiro en Las crónicas del Sochantre— «es una tierra muy peñascosa por el lado del mar». Pasa una gaviota. Sonrío.

Anuncios