Etiquetas

,

Manuel Fernández-Cuesta

Karol Swierczewski

Paso unas horas —tiempo detenido— con Edition. L´envers du décor (Lignes, 2009), de una editora de Flammarion, Martine Prosper. 210 páginas que describen los engranajes (y problemas) de la industria del libro en Francia. Nada es más transparente que la sencillez. Se trata de una obra que habla de productos, lineales, costes, márgenes de beneficio, becarios, autores, precariedad laboral y del supuesto prestigio del medio: una radiografía aterradora. De lengua francesa son también François Gèze, director de La Découverte, y Hamit Bozarslan, profesor de EHSS (París), autor de Una historia de la violencia en Oriente Medio (Península, 2009). Ambos han paseado por Madrid, capital de la gloria, capital del dolor, explicando Oriente próximo (Bozarslan, kurdo y exiliado) y la figura del Editor Invitado (Gèze). Sólo con leer el índice se advierte la envergadura del trabajo. El horror y la explicación del horror (la historia) son caras de la misma moneda. Bozarslan analiza y concluye con rotunda (y dramática) claridad. De una guerra interminable, el conflicto de Oriente Medio —el sistema-mundo de la violencia— a otra, interminable también, por motivos diferentes: la guerra de España. Los muertos, hombres, juegan a las cartas en el cementerio mientras las mujeres, como siempre, se ocupan de la intendencia. La diferencia más allá de la muerte. El 28 de marzo de 1947, en una emboscada, moría el general Karol Swierczewski, viceministro de Defensa de Polonia, instructor en la Academia Militar de Frunze, Jefe del Ejército Polaco durante la II Guerra Mundial y general del Ejército Popular de la República Española, Brigadas Internacionales, con el nombre de «General Walter». Su archivo fotográfico fue publicado —catálogo de una exposición— con el título Brigadistas (2005).

Anuncios