Etiquetas

, ,

…. Vivimos en eso que se llama democracia, gobernada por la mayoría del pueblo. Un ideal magnifico si pudiera funcionar. El pueblo elige, pero la máquina partidaria es la que nombra los candidatos, y para que las maquinarias del partido sean eficaces se debe gastar una enorme cantidad de dinero. Alguien tiene que dárselo, y ese alguien, ya sea un individuo, un grupo financiero., un sindicato o lo que usted quiera, espera en cambio cierta consideración. Lo que yo y la gente como yo espera es que se nos deje vivir nuestras vidas tranquilos y en privado. Poseo muchos periódicos, pero no me agradan. Los considero como una amenaza constante para lo poco que nos queda de soledad, de aislamiento, de vida privada. Su constante griterío sobre la libertad de prensa significa, con alguna pocas excepciones honorables, la libertad para vender el escándalo, el crimen, el sexo, el sensacionalismo, el odio la murmuración y la   utilización de la propaganda política y financiera. Un diario es un negocio para hacer dinero mediante la publicidad. Estos se basan en la circulación, ya sabe usted de qué depende la circulación.

Me levanté y me di la vuelta alrededor de mi sillón. Potter me observaba fríamente. Me senté de nuevo. Necesitaba un poco de suerte. ¿Diablos! La necesitaba a carretadas.

-Muy bien, señor Potter, ¿a qué viene todo esto?

El no me escuchaba, solo prestaba atención a sus propios pensamientos.

-Existe una cosa peculiar respecto al dinero-prosiguió-, en grandes cantidades tiende a tener vida propia, hasta una conciencia propia. El poder del dinero s convierte en algo muy difícil de controlar. El hombre siempre ha sido un animal venal. El crecimiento de las poblaciones, el enorme coste de las guerras, la presión incesante de los impuestos fiscales…, todas esas cosas lo hacen más y más venal. El hombre medio está cansado y asustado, y un hombre cansado y asustado no puede permitirse tener ideales. Tiene que comprar alimento para su familia. En nuestra época hemos presenciado una declinación tremenda en la moral pública y privada. No se puede tener calidad con una producción en masa. No se quiere calidad porque dura demasiado. De modo que se la sustituye por la moda, que no es más que una estafa comercial destinada a hacer que las cosas caigan en desuso. La producción en masa no podría vender sus mercancías el año próximo a menos que haga que lo que vendió este año parezca anticuado de aquí a un año. Tenemos las cocinas más blancas y los baños más relucientes del mundo. Pero en su encantadora cocina blanca, el ama de casa media americana no es capaz de preparar una comida que valga la pena, y los hermosos curtos de baño reluciente no son más que recipientes de desodorantes, laxantes, pastillas para dormir y productos de esa mistificación secreta que se conoce con el nombre de industria de loa cosméticos. Preparamos los paquetes más lindos del mundo, señor Marlowe. Pero lo que hay adentro es en su mayoría basura.

Sacó del bolsillo un gran pañuelo blanco y se secó las sienes. Yo seguía sentado, con la boca abierta, preguntándome adonde iria a parar el tipo. Era evidente que estaba asqueado de todo.

-Hace demasiado calor para mi en este lugar-dijo-. Estoy acostumbrado a un clima más fresco. Empiezo a sentirme como un editorialista que se ha olvidado del problema que quería tratar.

Anuncios