Etiquetas

, ,

ABC

No era una misión imposible, pero casi. Convertir en canciones (no en poemas rimbombantemente musicados) algunos de los versos más significativos de Ángel González, Académico de la Española, Premio Príncipe de Asturias de las Letras, entre otros muchos, y una de las grandes voces de nuestra lírica contemporánea, desaparecido hace ahora poco más de un año.

Pero el productor y compositor Paco Ortega lo ha conseguido, con mucho trabajo, sin prejuicios y con el suficiente desparpajo e inspiración para que «El éxito de todos mis fracasos», que éste es el título del álbum, muestre un resultado más que satisfactorio.Comenta Ortega que este trabajo surgió casi por casualidad a iniciativa del escritor y periodista Juan Cruz, buen amigo del vate asturiano. «En principio era un proyecto abierto, en el que iban a colaborar otros amigos y admiradores de Ángel, como Joaquín Sabina, Jorge Drexler, Serrat… pero finalmente, por problemas de agenda, lo acabé realizando yo solo».

Al autor de «Sin esperanza, con convencimiento», la idea le gustó desde un principio. «Lo conocí en un bar al lado de su casa -recuerda Paco Ortega- y me dio libertad absoluta para que eligiera los poemas que creyera conveniente. Compuse los diez temas, y luego se los canté a Ángel tan sólo con la guitarra, y le expliqué algunas licencias que me había tenido que tomar. Pero sí, le gustaba la idea».

Paco Ortega podría haber optado por los típicos arreglos superfluos, «culturales», pero ha elegido un camino mucho más valiente, convertir los poemas en canciones, aunque para ello haya tenido que retorcer y estirar algunos textos. «En general, los discos con poemas musicados suelen ser aburridos y yo no queria para nada eso. Siempre he hecho canciones con vocación de mayoría, y esta vez también quería que fuese así, divertido, y hasta bailable. Hay muchas canciones que incluso funcionarían en una radiofórmula».

Anuncios