Etiquetas

, ,

An Arab Woman Blues / Rebelión

Soy una mujer torpe… Todo lo hago al revés… No soy ni muy sofisticada ni tampoco muy elegante…
Me perdí el Día Internacional de la Mujer… En lugar de dedicarme a eso, el 8 de marzo saqué algo parecido a una conmemoración, a mi modo y manera, del nacimiento del Profeta.
¿Cuán torpe puede una ser? Me habría encantado conmemorar a la Mujer…
Pero lo que está hecho ya no puede deshacerse, como dijo Shakespeare… por eso, permítanme que les cuente lo que dijo el Profeta sobre la Femineidad…
Justo antes de morir, instó a sus compañeros a proteger a las mujeres y a tratarlas con bondad…
Siguiendo los pasos de las Divinas Escrituras, recordó a sus compañeros que las viudas y los huérfanos son responsabilidad de la Ummah…
Para quienes no saben árabe, Ummah se deriva de Umm, y Umm significa Madre. Rahman y Rahim, los dos atributos del Divino, Compasivo y Misericordioso se derivan de la palabra raíz… Rahama o Rahm… que significan, respectivamente, Ser Compasivo (rahama) o Útero (rahm).
Al Raham – Al Rahim constituyen la piedra angular de la Ummah. Lo Compasivo y lo Misericordioso son la piedra simbólica central de esta Ummah. De esta Madre…
La Madre que da la vida… La Gran Madre, que ha sido elegida para mantener y dar a luz a nuevos hombres y mujeres y por correlación, a las Ideas, Cultura, Civilización, Ciencia, Conocimiento, Vida…
Todo eso se encarna en una Madre… en una Mujer en sentido simbólico y literal…
Ella es la depositaria de todo Conocimiento, de todo Esfuerzo, de todas las Semillas que luchan por brotar y sobrevivir… en algo nuevo…
El Profeta dijo también a tal fin: No matéis de miedo y carencias a los niños, porque el Más Grande proveerá.
En la Yahaliyah, en la época de la Ignorancia, las niñas eran asesinadas, sacrificadas en algún altar de alguna Deidad… El hecho de matar no es sólo algo físico. Puedes matar a alguien psicológica, moral, sexual, espiritualmente… hay muchos niveles de muerte al igual que hay muchos niveles de Ser… Puedes destruir a alguien a muchos niveles…
Tienen ese poder…
Un poder derivado de los ejércitos, de las armas, de las ideologías e incluso de esas exactas mismas religiones que, en la superficie, les instan a hacerlo de forma muy diferente…
Pero la especie humana y la mente humana son capaces de tantas perversiones…
Díganme algo… ¿Cuánta perversidad pueden albergar?
¿Hasta dónde les permitirían arrastrarse? ¿Hasta qué profundidad pueden ahogarles en la oscuridad? ¿Hasta dónde pueden llegar pretendiendo…? ¿Hasta dónde pueden estirar su propia perversidad…? ¿Hasta dónde su alma puede asimilarla antes de explotar de indignación?
¿Hay algún límite para su perversidad? ¿Algún límite para sus crímenes? ¿Algún límite para su indeferencia? ¿Algún límite para sus mentiras? ¿Algún límite para su ignorancia? ¿Algún límite para su estupidez? ¿Algún límite para algo?
Busco límites… Estoy obsesionada con las fronteras, las orillas, los límites…
Les veo rodeándome… me piden un documento de identidad, un pasaporte, buscan mi nombre, me toman las huellas, escanean mis ojos, toman fotos de mi perfil… me miden y me pesan… me limitan… me dan una talla y un número… me dan una identidad… me llaman por mi nombre…
Y más allá de esas fronteras, más allá de esos bordes… ¿dónde están los límites…? ¿Qué identidad me confieren? ¿Me reconocen como mujer?
¿Me reconocerá alguien? ¿Tendré un nombre? ¿Un número? ¿Soy alguien? ¿Dónde estoy? ¿Quién soy? Tengo envidia de quienes cruzan las fronteras… las orillas… al menos tienen un nombre…
Yo, en mi propio país, en mi propia tierra, estoy olvidada…
Mi útero dio a luz a tantos seres… ¿dónde están ahora? Nadie me reconoce ya… ¿Quién soy?
Siento mi propia ansia, mi cuerpo se expande de nuevo… a través de las fronteras… Estoy perdiendo la razón… Mi cuerpo se estira… mis órganos se estiran, abarco toda la tierra… No tengo fronteras, ni bordes, ni límites… ¿quién es ese que me visita por la noche? ¿Quién ese que me toma por la fuerza asaltando controles y guardias de seguridad?
¿Dónde está mi seguridad?
¿Dónde está esa voz que me decía que yo era el útero de toda Compasión? ¿Dónde están ahora?
Veo sus turbantes, veo sus alfombrillas para los rezos, veo sus maletas llenas de dólares…. Pero no les veo….
No están… He sido vendida, comprada, traficada… Se me ha hecho circular como si fuera un juguete, un objeto, un trozo de carne… y están compartiéndome con un apetito orgiástico… Puedo oír cómo resuena su risa en sus vasos de whisky… Les oigo mientras mi cuerpo danza para olvidar… en algún lugar lejano, lejano de mí…
Finalmente, la fantasía se ha hecho realidad… finalmente estoy extinta… finalmente pueden tenerme compasión o denigrarme… finalmente estoy en la cola… finalmente soy una mendiga, finalmente estoy desesperada, finalmente tengo que convertirme en lo que ellos querían secretamente que fuera. Finalmente, estoy desposeída, finalmente no tengo fronteras, finalmente no tengo padre, no tengo hermano, no tengo marido, no tengo hijo… finalmente estoy sola… finalmente estoy en sus manos… finalmente me siento tan rota como ellos querían que me sintiera… finalmente pueden arrojarme unas migajas al camino y sentirse orgullosos… tan orgullosos.
¿Ven a aquella árabe que baja por la calle, tan ligera como una sombra? La violamos…
¿Ven a esa Rafidha sunní, Nawasib, que se esconde por el callejón? La torturamos…
¿Ven ese cadáver andante, soñando con pétalos de rosa? La asesinamos…
¿La ven en Ammán, en Damasco o en cualquier otra capital? La exilamos…
¿Ven su túnica mugrienta, oliendo mal y cubierta de polvo? La desnudamos…
¿La ven?
Baila en los clubes nocturnos… Presiono mis brazos contra los muros pegajosos y pretendo que soy Ishtar, la diosa… el alcohol se me sube a la cabeza, tengo un precio… ¿Es mi culo suficientemente grande para ese precio?
Soy demasiado joven, todo lo quiero es terminar mis estudios. No me van a renovar la residencia… Él tiene 35 años más que yo. Tiene otras dos mujeres. Soy su esclava… Soy una esclava en busca de un permiso de residencia.
Soy viuda. Tenía hogar y familia… No me queda nada. Me siento en la acera, de vez en cuanto pido limosna… pero me siento hasta agotada para eso…
Soy licenciada universitaria. Le entrego mi cuerpo a alguien que no amo. Me prometió librarme de este Infierno y todavía estoy esperando…
Soy una mujer violada, no puedo ya mirar a nadie a los ojos… Siento vergüenza de mi cuerpo… He perdido mi voz. De todas formas, nadie me escucha…
He sido vendida y traficada. Mi precio va cambiando… Un día estoy con sultanes, otro con soldados y otro con hombres de las milicias…, que alguien me acoja, por favor.
Soy un ama de casa normal, no tengo derecho a trabajar y mi marido me golpea… No sé adónde ir… ¿alguien puede ayudarme?
Soy una niña de la calle… somos medio millón vagando por las calles… Quiero crecer para ser… para ser ¿qué? No sé exactamente… tan sólo ser…
Soy una niña huérfana…
Soy una mujer detenida sin acusación alguna…
Soy un cadáver sin nombre. Me mutilaron y me asesinaron por ser mujer…
Una mujer iraquí…
Yo soy…
Yo…

Anuncios