Etiquetas

,

 

“Balada de invierno” por Manuel de la Fuente

Loreena McKennitt se acerca a la música y al cancionero de todos los tiempos con el mismo espíritu que aquellos antiguos navegantes se lanzaban a la búsqueda de lo desconocido, de lo que habían imaginado, pero aún no podían haber tocado con sus manos ni visto con sus ojos. Nuevos mundos que llevan ahí desde la eternidad a la espera de que una viajera de la música como Loreena los descubra. Navega con aire bonancible a bordo de su arpa y de esa voz en la que palabras como magia, seducción, evocación, pasado, tradición, oro, incienso y mirra, resuenan naturales, pero como surgidas de otro tiempo, de otro lugar. Quizá de la tierra de los gnomos y las hadas, quizá del tiempo en el que hombres y mujeres, a falta de algo más esperanzador que hacer, se sentaban en torno al fuego para contar y cantar historias. Historias y canciones que pusieron en pie el edificio del ser humano.

(Leer completo en ABCD)

Anuncios