Dirección y guión: J. D. Wallovits y Roger Gual.
Año: 2002. País: España. Duración: 89 min.
Interpretación: Eduard Fernández (Ramírez), Juan Diego (Sotomayor), Chete Lera (Puig), Manuel Morón (Rubio), Antonio Dechent (Enrique), Ulises Dumont (Armero), Francesc Garrido (Fernández), Francesc Orella (Martínez).
Producción ejecutiva: Quique Camin y José M. Piera.

Fotografía: Cobi Migliora.
Montaje: David Gallart.
Dirección de producción: Joan A. Barjau.
Dirección artística: Quim Roy.

La sucursal española de una empresa americana es obligada a poner en vigencia la prohibición de fumar dentro de sus oficinas. A partir de ahora, quienes quieran fumar en horario laboral, deberán hacerlo en la calle. Ramírez, uno de los empleados de esta pequeña oficina compuesta principalmente por hombres, decide empezar a juntar firmas contra lo que considera injusto y fuera de lugar. Lo que pretende Ramírez es que se utilice una sala desocupada en la oficina como sala de fumar. O “Smoking Room”, como dicen los americanos. En apariencia, todos están de acuerdo y le van a apoyar. Sin embargo, en el tête a tête con cada uno de los empleados, Ramírez se encuentra con una serie de excusas para evitar formar parte de esta lista. En contrapartida, ninguno de los personajes tendrá ningún problema en apuntarse a otra lista, la que se está haciendo para ver quién tomará parte en un partido de fútbol contra los empleados de otra oficina. Lo cierto es que la mayoría de excusas para no firmar en la lista de la Smoking Room esconden otras. A partir de esta situación, vemos que casi todos tienen algo que ocultar. Ramírez se mantendrá inconsciente en casi todos los casos. La película muestra en diferentes planos la batalla de cada uno con sus propios problemas. Este mundo de pequeñas intrigas acabará explotando y produciendo sus víctimas… (La Butaca)

“Smoking Romm” en IMDB

Anuncios