Etiquetas

, , , ,

Rebelión

Es curioso lo del blog anticastrista de Yoani Sánchez y el bombo que no deja de darle el diario El País. Tan curioso, que está sirviendo para que el mundo vea que en un país donde dicen que no hay libertad de expresión una mujer publica todos los días lo que le da la gana sin que le suceda nada. ¿Que no tiene acceso a los medios masivos de comunicación de la isla? Tampoco los demás tenemos acceso a los grandes medios de comunicación en España. Además, Yoani publica mediante un blog en Internet en el que ella misma “cuelga” sus artículos, en el que denuncia, entre otras cosas, que los cubanos no tienen acceso Internet.

El pasado 25 de marzo, contabilicé en Google-noticias cuarenta medios de comunicación que denunciaban que las autoridades cubanas habían bloqueado el famoso blog. La noticia sólo se fundamentaba en la afirmación de la autora de que los cubanos no podían acceder a su blog porque se lo había bloqueado el gobierno cubano. ¿No habíamos quedado en que los cubanos no podían acceder a Internet? ¿Para qué van a bloquear el suyo? La noticia resultó sin fundamento alguno, llamé a media docena de amigos de La Habana y todos podían acceder a su página, en cambio hace unas semanas todo un ministerio estuvo dos días sin poder utilizar Internet por un problema técnico. ¿También se bloqueó a sí mismo el gobierno cubano?

Como Yoani critica lo que quiere en un país donde dicen que no se pueden hacer críticas y cuelga sus textos todos los días en un blog en un país donde dicen que está prohibido tener Internet, El País dice ahora en su portada del 21 de junio que Fidel “Castro libra una de sus últimas batallas contra la libertad de expresión en Internet” porque criticó un artículo del famoso blog. Hizo falta entrar en las páginas interiores del periódico, leer la respuesta de su marido a Fidel Castro, conocer por enésima vez que el diario la premió, recordar los textos de Yoani que molestaron al presidente cubano y, por fin, en el cuarto párrafo de la noticia interior podemos leer el ataque castrista a la libertad de expresión. Fue en el prólogo de un libro sobre Bolivia y respondía a la afirmación de la “bloguera”, quien afirmaba que no es opositora ni tiene “color político” y que, para su generación, las izquierdas y derechas son “conceptos cada vez más obsoletos”. Castro respondió: “Lo grave no son las afirmaciones de este tipo, que divulgan de inmediato los medios masivos del imperialismo, sino la generalización como consigna: peor aún: que haya jóvenes cubanos que piensen así, enviados especiales para realizar labor de zapa y prensa neocolonial de la antigua metrópoli española que los premie”. Ése es el modus operandi con el que el “dictador” y “represor” de las libertades ataca la libertad de expresión. Escribe eso en el prólogo de un libro, ejemplo elocuente de la implacable furia con la que la “dictadura castrista” aplasta al que levanta la voz.

Por supuesto, ante tamaña ferocidad Yoani sólo pudo actuar respondiendo con este ejemplo de feminismo y madurez: “Al sentirme atacada por alguien con un poder infinitamente superior al mío, con más del doble de mi edad y además –como dirían mis vecinas de la infancia- por un ‘macho-varón-masculino’ he decidido que sea mi esposo quien le responda”.

Anuncios