Etiquetas

, , ,

Josep Renau Berenguer (Valencia, 17 de mayo de 1907 – Berlín, 11 de noviembre de 1982)

Fue pintor, fotomontador, muralista y comunista español, hijo de José Renau Montoro, profesor de dibujo en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. El sueldo exiguo de su padre como profesor de dibujo obligó a Renau Berenguer a realizar una gran variedad de trabajos extra para lograr que sus cincos hijos se situaran en la emergente clase media de la España de principios del siglo XX.

Renau tuvo una facilidad innata para el dibujo. En la Escuela de Bellas Artes entre 1919 y 1925 y en la litografía Ortega, donde trabajó desde la adolescencia, aprendió los oficios de pintor y litógrafo. Ello le permitió crear una serie de acuarelas, de estilo art déco, y que en la exposición que celebró en Madrid en diciembre de 1928 causaron una impresión excelente entre las autoridades del arte oficial y la política.

Entre 1919 y 1925 estudió Bellas Artes en Valencia. Ganó su primer concurso de carteles con 18 años. Trabajó también como fotógrafo y muralista y sus carteles cinematográficos eran apreciados en todo el mundo. Militante del Partido Comunista de España desde 1931 y fundador de la Unión de Escritores y Artistas Proletarios (1932), inició el despegue de su obra con carteles editados para apoyar a la República durante la Guerra Civil Española. Fue profesor de Bellas Artes en la Universidad de Valencia. Posteriormente se le nombró Director General de Bellas Artes en 1936, siendo quien encargó a Picasso la realización del Guernica en 1937 para la Exposición Internacional de Artes y Técnicas de París y quien decidió el traslado a las Torres de Serrano de Valencia parte de la obra del Museo del Prado para salvarla de los bombardeos de Madrid organizando con posterioridad su traslado a Suiza. Ocupó el cargo hasta el final de la contienda en 1939. Al terminar la guerra, pasa a Francia y es internado en un campo de refugiados en Argelers. Consigue un visado para México en Mayo de 1939, en donde trabajará para revistas españolas en el exilio y colaborará con David Alfaro Siqueiros. De este periodo datan los murales del Casino de Cuernavaca.

En 1958 deja México para instalarse en Berlín Oriental (República Democrática Alemana). Allí realizará murales y fotomontajes (Fata Morgana USA 1967 y The american way of life 1977 ). Beneficiado por la aministía general de 1976 regresará a España, pero sólo ocasionalmente para volver más tarde de nuevo a la RDA donde falleció. Sus fondos fueron legados al Instituto Valenciano de Arte Moderno. (Wikipedia)

_

“Fata Morgana USA: The American Way of Life” © Carmen Lumière 

Josep Renau contaba como, siendo niño, gustaba de recortar y clasificar fotografías «como otros niños coleccionan sellos», un día vio juntas dos fotografías del mismo personaje (Jorge V, Rey de Inglaterra) y le llamó la atención la enorme diferencia entre ambas, en una parecía un Júpiter majestuoso, en la otra un hombre insignificante y abatido «de un lado la propaganda, de otra la realidad»(*), sin duda debía ser un niño reflexivo, aunque probablemente en ese momento no fuera consciente de la importancia de aquella reflexión, un día las visiones de la infancia afloran en el adulto y cada vivencia, cada lectura, cada paseo, cada sentimiento acumulado y elaborado acaba formando parte del proceso de creación.

Renau nació en Valencia en 1907, pero este artículo no quiere ser una biografía del artista, sino una reflexión sobre su trabajo, la actualidad y vigencia del mismo, y sobre la injusticia de su marginación y olvido por la cultura «oficial», esa cultura que sólo tiene interés en promocionar el arte-lujo, y desprecia el arte-compromiso, esa cultura que mantiene ignorado y apartado al arte que nos mueve y nos remueve, el arte que no se puede colgar en el salón sobre el sofá, porque sería demasiado doloroso…, aunque hubo una época en la que tener una reproducción del Guernica en el salón era símbolo de pertenencia a un determinado grupo, al fin y al cabo, Picasso es un artista al que la cultura «oficial» reconoce y valora; pocos saben que fue precisamente Renau quien encargó el Guernica a Picasso en 1937, cuando participaba en la realización del Pabellón de la Exposición Internacional de Artes y Técnicas de París.

Parece necesaria, en cualquier caso, una breve reseña biográfica para saber en que ambiente se movió Renau, tenemos que recordar que se dedicó a la pintura y al cartelismo publicitario y fundó y dirigió la revista Nueva Cultura. Eran los años previos a la guerra civil española. En Alemania, el grupo de dadaístas berlineses, estaba revolucionando el concepto de arte (creando el anti-arte), eran eclécticos, social y políticamente comprometidos y utilizaban técnicas rompedoras. Raoul Hausmann, Hannah Höch, George Grosz, Helmut Herzfelde (que en protesta por la propaganda ultra nacionalista alemana había cambiado su nombre por el de John Heartfield)…, hoy sólo están en la memoria de unos pocos, igual que Renau, pero su legado en nuestro fondo cultural ha sido inmenso. En 1918 Raoul Hausmann y Hannah Höch, crearon el fotomontaje como concepto artístico, los posters y los primeros poemas fonéticos, en 1927 Hausmann inventó el Octophon, que transformaba formas coloreadas en música y viceversa. Entre 1921 y 1929, Grosz y Heartfield fueron procesados en varias ocasiones por ofensas al ejercito, ofensas a la decencia pública y blasfemia. Cuando el régimen Nacional Socialista asumió el poder en Alemania, todos ellos fueron catalogados de «artistas degenerados», una exposición de Hannah Höch, que organizaba la bauhaus en Dessau fue cancelada. El nazismo acabó con ellos. Todos, excepto Höch, huyeron de Alemania en 1933, Grosz fue a Nueva York, Hausmann a Ibiza, Heartfield a Londres… Hannah Höch (que había vivido en Paris, donde fue amiga de Piet Mondrian) se refugió en una caseta abandonada de un pequeño aeropuerto en Heiligensee, Berlín, allí ella consiguió proteger de los nazis una considerable colección de trabajos de sus amigos artistas, salvando ese material durante la época de la guerra. Derrotados de antemano, fuera quien fuera el vencedor, la victoria de los aliados condenó su obra al olvido, los consideraron peligrosos y subversivos y tuvieron que sobrevivir como profesores de dibujo o de idiomas. Después de la guerra, Grosz, Höch y Heartfield volvieron a Berlín, el Berlín Oriental de entonces, donde Renau pasó también la última parte de su vida.

El joven Renau, debió estar muy influenciado por estos artistas, sobre todo por Heartfield a quien hizo continuos homenajes, tanto fotográficos, como literarios, Heartfield tenía un concepto del fotomontaje muy cercano a la visión de Renau, también tenían en común el humor ácido, el compromiso político y muchas ideas sobre la creación artística. A partir de 1936, Renau fue codirector junto con Max Aub del periódico Verdad. Ese mismo año fue nombrado Director General de Bellas Artes y se le encargó salvaguardar el patrimonio artístico nacional durante la Guerra Civil. En 1939 se exilió a México, desde donde, probablemente, pudo observar de cerca el sueño americano.

Por desgracia el pueblo norteamericano carece de sentido crítico hacia su propia historia, Estados Unidos proyectaba al mundo una imagen idealizada, coloreada y brillante: el glamour de Hollywood, el hombre en la luna, sus presidentes…, una imagen al tiempo naif y agresivamente ignorante de la realidad en el interior de su país (la caza de brujas, la censura, el Ku Kux Klan, la pena de muerte…) y en el resto del mundo (Hiroshima, Vietnam, Corea, Cuba…), parece mentira que en todos estos años no haya cambiado nada. A Renau, sin embargo, el espíritu crítico y anti-establishment le sobraba y supo emplear las mismas técnicas seductoras, coloristas y brillantes para expresar con dureza sus ideas y sus sentimientos, para construir una visión de los Estados Unidos donde el racismo, el sexismo, la brutalidad y la arrogancia sobre el Tercer Mundo son los temas principales de su gran (y prolongado) trabajo «Fata Morgana USA: The American Way of Life». Como la Fata Morgana (hermana del rey Arturo), Estados Unidos nos presenta engañosas visiones del paraíso, pero detrás está el infierno, parece decirnos Renau con éste título. En esta serie se reúnen varios puntos interesantes en la obra de Renau y en el concepto de fotomontaje, la primera de ellas es que Renau se planteó desde el inicio una gran serie como conjunto, en vez de la realización de fotomontajes aislados, otra novedad muy importante fue la utilización del color en el fotomontaje de significación política, hasta entonces los fotomontajes con contenido crítico eran siempre en blanco y negro (de hecho Heartfield puso muchas objeciones a la utilización que Renau hacía del color, «se irritó» escribió Renau), pero Renau lo tenía muy claro, quería seducir; el tercer punto a resaltar es la calidad de la composición, todas y cada una de las imágenes son formalmente impecables, según Renau «la publicidad americana ha creado un lenguaje universal usado tanto para promocionar la Coca-Cola, como los dentríficos. Yo he tomado ese código para decir algo mas».

Esta serie, basada íntegramente en los Estados Unidos, nunca ha sido expuesta allí. El trabajo de Renau pasa a través de los años y sentimos que cualquiera de las imágenes de la serie se podría haber realizado hoy mismo, el sentimiento de que estas imágenes del pasado explican el presente se traduce en frustración y produce la sensación de que los problemas persisten, idénticos.

He tenido la suerte de ver los montajes originales de Renau, que se expusieron en varias ciudades españolas a partir de 1976, y ahora están depositados en el IVAM en su ciudad natal, cada imagen que compone el montaje está perfectamente recortada, pegada sobre panel y encajada con las otras, hasta formar la composición de conjunto, es un trabajo perfeccionista y preciosista, aunque Renau, como la mayoría de los fotomontadores, defiende que el original no importa, que lo único que importa es la imagen final en el marco para el que ha sido concebida, según palabras del mismo Renau: «…(se trata) de una ignorancia —peso bien la palabra— casi total, por parte de los historiadores, teóricos y críticos de arte sobre la naturaleza y la práctica del arte del fotomontaje propiamente dicho, sea estético o político. Pues es bien patente a primera vista el hecho de que el fotomontador opera de un modo exactamente inverso: trata de crear un espacio rigurosamente fotográfico partiendo de elementos fotográficos provenientes de espacios distintos, cuidándose bien de que el recorte de estos elementos, su pegadura conjunta y el retoque final no desvirtúen la verosimilitud visual del nuevo espacio con ellos creado»; «… los “originales” no son sino maquetas primarias de un proceso más complejo en fase de creación». (**)

Renau vivió en la Republica Democrática Alemana, desde 1958, allí realizó la serie Über Deutschland (Sobre Alemania), prácticamente desconocida para el público, volvió por primera vez a España en 1976 y murió en Berlín en 1982 a la edad de 75 años.

Por último, quisiera terminar citando unas palabras que Renau publicó un año antes de su muerte y que, como toda su obra, continúan hoy vigentes y son perfectamente aplicables a un medio (internet) que Renau no pudo imaginar, lo que las hace aún mas reveladoras de su personalidad: «…muchísimos teóricos de la comunicación visual, historiadores y críticos de arte no han comprendido todavía la tremenda revolución que supone el transformar los medios técnicos de reproducción en medios directos de producción de obras de arte…, (…) la primera irrupción premonitoria de la revolución tecno-científica en la producción directa de obras de arte de una nueva función y vocación universales. Nada más y nada menos».
Nada más y nada menos.

Obras de Josep Renau en el Foro por la Memoria

Anuncios