Etiquetas

,

Manuel Fernández-Cuesta

Hierro 3

Por la mañana hice canelones con las sobras del pavo congelado y aquí los tengo, en la tartera. Alguien -sin remitente, un pequeño paquete en recepción- me ha regalado un Ipod. La fascinación por la tecnología doméstica es una forma sofisticada de religión, una “religación” inmediata -¿ubi sunt, Zubiri?- entre el mundo real, el de las relaciones humanas y materiales (¿existe todavía?), y el universo de los intercambios voraces de emociones. Grabaré las Variaciones Goldberg (Bach), Glenn Gould, 1981, y la exquisita interpretación que hizo Jacques Loussier. Leo fragmentos de Stendhal sobre Napoleón y, Freud sabrá el motivo, aparece Hierro 3, la película de Kim Ki-Duk. “El amor es una alegría acompañada por la idea de una causa exterior”, escribe Spinoza, lejano siglo XVII, en la Ética. Unos libros remiten a otros y estos a películas, música, viajes, amores, cuadros, recuerdos o sensaciones: el turismo cultural de las referencias. Hierro 3 (2004) es una reflexión triangular –nouvelle vague asiática- sobre la identidad del uno, el ser es y el no-ser no es, y el destino; sobre la alienación, el placer y el sometimiento: una teoría del amor. He vuelto a ver esta delicada película coreana acosado por la fiebre. Salgo de trabajar por la mañana, voy a mi casa, bajo las persianas, preparo café y pongo la película. Al cabo de veinte minutos de lírica inmersión ya no recuerdo (es un decir) quién soy. “La felicidad no es un premio que se otorga a la virtud, sino que es la virtud misma, y no gozamos de ella porque reprimamos nuestras concupiscencias, sino que, al contrario, podemos reprimir nuestras concupiscencias porque gozamos de ella”. Spinoza, Ética, V, XLII. Los puritanos, sospecho, prefieren los canelones fríos.

Anuncios