Etiquetas

, , ,

“No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos que forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el Tiempo.” (Cioran)

Dashiell Hammett nació en St. Mary’s County, Maryland, el 27 de mayo de 1894 y murió el 10 de enero de 1961 en Nueva York. Fue uno de los creadores de novela policiaca de mayor influencia. Por si el hecho de crear a Sam Spade en El halcón maltés no hubiera sido suficiente, también fue el responsable de la creación de El agente de la Continental y El hombre delgado, la novela que presentó el matrimonio de detectives Nick y Nora Charles al mundo, personajes que se convirtieron en la base para una serie de famosas películas. Su nombre apareció en los créditos de una serie de shows de radio que utilizaron sus personajes, como el de Alex Raymond, detective privado/espía que apareció en la tira de cómics Secret Agent X-9.

Hammett creció en las calles de Filadelfia y Baltimore. Se convirtió en detective en 1915 cuando entró a trabajar en la sucursal de Baltimor de la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton, en el edificio Continental. Hammett no solo contaba la historia, sino que también había vivido los hechos. Aprendió el oficio de detective de James Wright, un agente bajo, rechoncho y de lenguaje duro, que se convirtió en un ídolo para Hammett (y que más tarde serviría, supuestamente, como inspiración para el agente de la Continental).

Hammett dejó la agencia Pinkerton en 1918 y se alistó en la Armada, pero la tuberculosis que contrajo provocó su licencia médica en menos de un año. De hecho, Hammett sufriría de mala salud por sus brotes de tuberculosis y alcoholismo durante el resto de su vida. Eventualmente volvió a trabajar en la agencia Pinkerton fuera de su oficina de San Francisco. Existe una narración de algunos casos peculiares en los que se vió envuelto, incluyendo la historia de un hombre que robó una vez la rueda de un ferry. Sin embargo, esta narración no menciona el asesinato de Frank Little, líder de los trabajadores en la ciudad minera de Butte, Montana, donde Hammett trabajó disolviendo una huelga minera especialmente brutal. Corrió el rumor de que los hombre de la agencia Pinkerton jugaron un papel importante en este asesinato, y que fue este incidente el que aceleró la salida de Hammett de la agencia y ayudó a cristalizar su orientación de izquierdas (que luego le metió en muchos problemas con McCarthy y sus colegas en los años 50). Hammett pudo no haber sido el primero que escribió sobre este tipo duro de detective privado, que recibió el nombre en Estados Unidos de hardboiled private eye (tan duro como un huevo que se cuece demasiado tiempo). Tal como dice Jim Doherty: “Mientras Daly innegablemente fue el primero, Hammett fue mucho más influyente”. Convencido por el nuevo editor de la revista Black Mask, el capitán Joseph Shaw, Hammett se convirtió en una verdadera estrella de este estilo. El agente de la Continental de Hammett apareció en unas tres docenas de relatos, algunos de los cuales fueron la base de las novelas Cosecha roja (Red harvest) y La maldición de los Dain (The Dain curse), ambas publicadas en 1929. Su novela más conocida, aunque se discute si la mejor, es El halcón maltés (The maltese falcon, 1930), con Sam Spade como protagonista. Gran parte del éxito de la novela se puede atribuir a la adaptación para el cine de 1941 dirigida por John Houston y protagonizada por Humphrey Bogart. La llave de cristal (The glass key, 1934), que tiene como protagonista a Ned Beaumont y El hombre delgado (The thin man, 1934), con Nick y Nora Charles como protagonistas, fueron también best sellers y se convirtieron en películas de éxito. De hecho El hombre delgado dió lugar a varias secuelas. Pero en 1934, con la publicación de El hombre delgado, la carrera de Hammett como escritor estaba casi acabada. El anterior otoño había conocido a Lillian Hellman, lectora de guiones que tenía la ambición de convertirse en dramaturga, y se embarcaron en una larga y tumultuosa relación, llena de drama y cocktails, política y arte, aunque en lo que se refiere al arte Hammett no tuvo una gran aportación. No volvió a escribir novelas, sólo relatos cortos. Siempre en busca de dinero, tomó parte en algo nuevo: una tira cómica, Secret Agent X-9, pero solo duró un año. Escribió algunas cosas para la radio, o al menos dió su nombre a las mismas. Gracias al éxito de las versiones cinematográficas de sus obras su reputación le precedió en Hollywood, donde escribió varias historias para la pantalla. También se involucró mucho en el trabajo de Hellman, ayudando a que se conociera su obra, y puede que también actuando como co-escritor. En 1942, arrastrado por su fiebre patriótica, Hammett se alistó en la Armada (tenía 48 años). Tanto él como Lillian habían trabajado activamente en la política de izquierda, dando sus nombres a muchas causas, pero con el fin de la segunda Guerra Mundial, el péndulo político oscila hacia el lado contrario. En 1951, Hammett fue llamado a testificar en el proceso contra cuatro comunistas acusados de conspirar en contra del gobierno de los Estados Unidos. Declinó testificar y fue encarcelado durante cinco meses sin tener en cuenta su mal estado de salud. En este momento de su vida tenía 57 años. Hellman también fue llevada a juicio para testificar ante la HUAC. Igualmente desafiante, soltó un poderoso discurso condenando todo el proceso, y los senadores se echaron atrás. Dashiell Hammett murió el 10 de enero de 1961. No escribió nada verdaderamente significante después de 1934 (o, al menos, nada parecido a su primer trabajo), pero el mito del detective privado que se convirtió en escritor todavía sigue vivo. En los 70, Joe Gores, otro detective privado de San Francisco convertido en escritor, escribió Hammett, un relato sobre Dashiell Hammett en el que deja a un lado la escritura y persigue al asesino de un amigo. Era tanto un cariñoso tributo como una biografía novelada, y tan verdadera como puede llegar a ser la ficción. De esta obra también se hizo una adaptación cinematográfica. (carm.es)

la-maldicion

Anuncios