Etiquetas

, , , ,

Manuel de la Fuente / ABC

En la pira de la experimentación narrativa prendida en los cincuenta, ardieron nombres, apellidos y títulos, echados a la hoguera por el simple y banal delito de ser «realistas», un pecado de lesa literatura para los pirómanos de la postmodernidad y la deconstrucción.

Entre esos nombres que ardieron como Juana de Arco, el de Ignacio Agustí ha demostrado con el tiempo que el rescoldo de su obra sigue vivo y que sus obras no se convirtieron en cenizas, aunque su pentalogía fundamental lleve por título, precisamente, La ceniza fue árbol, cinco títulos que en su día fueron devorados por los lectores: Mariona Rebull, El viudo Rius, Desiderio, 19 de julio y Guerra Civil. Ahora, las novelas (la pentalogía aludida más su debut, Los surcos) del escritor catalán vuelven a las estanterías en una primorosa edición (Biblioteca Castro) dirigida por el periodista y crítico de ABC Sergi Doria. Pasen y no lo duden, lean.

Pues eso, pasen y lean.

Anuncios