Etiquetas

, ,

Alicia

Te rescato

Te rescato desde un insensato silencio y pronuncio con esperanza las sílabas de la amistad. Estos últimos meses hubo demasiado trabajo y poco tiempo para la ensoñación, pero ahora desde este presente más mío, mi recuerdo te busca queriéndote acercar en las palabras a la magia del reencuentro. En la ignorancia de tus actuales ilusiones y desvelos adivino, porque quiero, que estás combatiendo en las trincheras de la felicidad, La vida no es más que un campo de minas donde vamos sembrando pedazos de nuestra existencia que florecen o explotan y nos hieren mortalmente. Me vienen a la memoria del corazón tantos momentos en los que recogimos las flores de la pasión inocente, esa belleza incomprensible de tantas noches todos juntos en los que salíamos a pintar graffities en el rostro de la madrugada. Me niego a olvidar, a que el miedo y la cárcel del futuro destruyan las páginas de aquel tiempo en el que supe que tenía una capacidad infinita de amar. Por eso te facturo estas palabras, para que sepas que no existe el olvido, que en mi baile renacen esbozos de tu sonrisa, de vuestros gestos solidarios, de tu arte, de nuestra alegría…
Aquí en Madrid la primavera ya presentó su tarjeta de visita aunque el viento aún juega a levantarnos las faldas. En el asfalto recogemos con esmero cada gramo de felicidad y soñamos que cada metro es un silbido hacia el cielo.

Si volviera a verte te llevaría a las calles a repartir octavillas cargadas de poemas.

Anuncios