“La cocina de Shakinah” & “Le marché” (Alicia Oliva)

Etiquetas

,


La fotógrafa madrileña Alicia Oliva tiene, pese a su corta edad, una mirada compleja dentro de la sencillez de sus fotografías. Su compromiso con África y su sensibilidad, la ubica en un lugar privilegiado para ofrecernos sus interesantes y bellas fotografías.

“La cocina de Shakinah” (Kenya)

http://aliciaoliva.wixsite.com/aliciaoliva/kenya

le-marche“Le marché” (Uganda)

http://aliciaoliva.wixsite.com/aliciaoliva/uganda

Fotos: Alicia Oliva

“La moda de la señora Muir” (Vanora Miranda)

Etiquetas

,


“La moda de la señora Muir”

vanora

le confesé a mi madre
que prefería la muerte antes que trabajar
que lo mío era hacer el papel de viuda
huir a una casa encantada a orillas de la playa inglesa
quedarme en vela en sus noches
abrazando la esperanza de que apareciese un fantasma

quiero un fantasma, le seguí diciendo
un fantasma que se enamore de mí
un capitán de los que se embarcan en guerras en la alta mar
de los que destrozan moquetas con manchas de sangre
de los que no paran de hablar sus memorias en la madrugada

ay, cuánto dolor calmaría a mi vida
si corriese a buscar precisamente la vida
y cayese en las garras de un fantasma
al cual no tendré que dar alimento
al darse éste aliento extendiéndome sus alas.

 

Fotografía Estereoscópica

Etiquetas

, ,


Foto 1: Cristal Foto 2: Escaneado inverso Foto 3: Positivo

Positivadoy fotos: PAMR

La estereoscopía es cualquier técnica capaz de recoger información visual tridimensional y/o crear la ilusión de profundidad mediante una imagen estereográfica, un estereograma, o una imagen 3D (tridimensional). La ilusión de la profundidad en una fotografía, película, u otra imagen bidimensional se crea presentando una imagen ligeramente diferente para cada ojo, como ocurre en nuestra forma habitual de ver. Muchas pantallas 3D usan este método para transmitir imágenes. Fue inventado por Sir Charles Wheatstone en 1840.1

La estereoscopía se usa en fotogrametría y también para entretenimiento con la producción de estereogramas. La estereoscopía es útil para ver imágenes renderizadas de un conjunto de datos multidimensionales como los producidos por datos experimentales. La fotografía tridimensional de la industria moderna puede usar escáners 3D para detectar y guardar la información tridimensional. La información tridimensional de profundidad puede ser reconstruida partir de dos imágenes usando una computadora para hacer relacionar los píxeles correspondientes en las imágenes izquierda y derecha. Solucionar el problema de correspondencia en el campo de la visión por computadora apunta crear información significativa de profundidad a partir de dos imágenes. Actualmente podemos disfrutar de la estereoscopía en cine con el nuevo formato Digital 3D.

La fotografía estereoscópica tradicional consiste en el crear una ilusión 3-D a partir de un par de imágenes 2D. La forma más sencilla de crear en el cerebro la percepción de profundidad es proporcionando a los ojos del espectador dos imágenes diferentes, que representan dos perspectivas del mismo objeto, con una pequeña desviación similar a las perspectivas que de forma natural reciben los ojos en la visión binocular.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Estereoscop%C3%ADa

“Otro Family Plot” (Txomin Badiola)

Etiquetas

, , , ,


“Otro Family Plot” Txomin Badiola

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía / Palacio de Velázquez. Parque del Retiro

23 septiembre, 201626 febrero, 2017

Exposición antológica del artista vasco Txomin Badiola (Bilbao, 1957) que presenta en el Palacio de Velázquez una amplia selección de su producción —obras fotográficas, dibujos, piezas escultóricas e instalaciones multimedia— desde los años ochenta hasta la actualidad.

Comisariada por João Fernandes, subdirector Artístico del Museo, esta muestra se centra en el problema de la forma en tanto modo particular de entender la creación artística como un proceso que incorpora su propia transgresión. Para Badiola, la forma del arte es siempre una “mala forma” que al tiempo que crea una visión niega un reconocimiento. El artista trabaja contra la cultura desmontando las condiciones de  visibilidad e invisibilidad. El dispositivo museográfico, concebido a partir de un proceso curatorial en el cual ha involucrado a otros siete artistas de su entorno más inmediato, se conforma en una suerte de texto-exposición que permite tanto la simultaneidad como una cierta linealidad, desarrollando relaciones de diálogo y referencias cruzadas entre las distintas obras. Asimismo, la lectura cronológica se complejiza mediante meta-comentarios estructurales y saltos en el tiempo que avanzan posibles desarrollos o remiten a orígenes olvidados.

img_7878

Detalle obra de Txomin Badiola / Foto: PAMR

Licenciado en la Facultad de Bellas Artes de Bilbao, Txomin Badiola ejerce como profesor en la misma entre 1982 y 1988. Es autor de la catalogación de la obra de Jorge Oteiza y ha comisariado las exposiciones del mismo para la Fundación Caja de Pensiones en Madrid y Barcelona, y el Museo de Bellas Artes de Bilbao, en 1988, así como la muestra Oteiza. Mito y Modernidad, comisariada junto con Margit Rowell, para el Museo Guggenhein en Bilbao y Nueva York en 2004 y 2005, y para el Museo Reina Sofía en 2005.

Galardonado con el premio Gure Artea 1986 y el premio ICARO al artista joven más sobresaliente en 1987, su obra ha sido objeto de muestras individuales y colectivas entre las que caben destacar PRIMER PROFORMA 2010 BADIOLA EUBA PREGO 30 ejercicios 40 días 8 horas al día en MUSAC, Léon, en 2010; La Forme Qui Pense en el Museé d’Art Moderne de Saint-Étienne, Francia, en 2007, y Malas Formas 1990-2002 en el MACBA, Barcelona, y el Museo de Bellas Artes de Bilbao en 2002.

Fuente: http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/txomin-badiola

“La verdadera impunidad estaría en decirle No a un acuerdo que defienden la mayoría de las víctimas del conflicto” (Sebastián Peñuela Camacho)

Etiquetas

, ,


Por: Sebastián Peñuela Camacho, Estudiante de Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Javeriana

“La verdadera impunidad estaría en decirle No a un acuerdo que defienden la mayoría de las víctimas del conflicto”

sebasEl motor de la Democracia siempre será la diferencia. Sea visto como un sistema político o un principio rector de cualquier organización social, se encuentra en este todas las herramientas posibles para que las diferencias y las asperezas, aquellas que alimentan los conflictos armados, puedan ser escuchadas y entendidas mediante el debate y el diálogo constructivo: de ahí la importancia de un plebiscito que busca precisamente darle legitimidad a un proceso de tránsito de una sociedad violenta hacia una democrática. Ahora, para que los debates sean realmente democráticos, estos deben ser basados en argumentos con fundamentos que permitan entablar diálogos basados en el respeto a la diferencia.

Tristemente, en especial la campaña en contra de los acuerdos firmados entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc, han sido todo menos democrática. Se ha jugado con el miedo y la desconfianza mediante técnicas difamatorias y mentirosas que, cada vez que son refutadas con argumentos, caen en un vacío insolventable en búsqueda de una nueva mentira que alimente su contradictoria posición del “si a la Paz pero No así”. Una reforma agraria integral, tal y como está planteada en el acuerdo, en ningún momento abre camino a un modelo económico y social “castro-chavista” ¿Acaso los Estados Unidos apoyarían un acuerdo que condujera a la formación de un modelo político enemigo como lo es el cubano o el venezolano? Así mismo, estamos muy lejos de encontrarnos ante un acuerdo que aplauda y premie la impunidad ¿Cree usted que la Corte Penal Internacional, el máximo órgano internacional en el ámbito de los temas de justicia, celebraría el modelo de Justicia Transicional que se plantea en el acuerdo si éste fuera una maquina de impunidad? Otro de los puntos que “fundamentan” el voto por el No es concederle la posibilidad que los altos mandos de las Farc que tengan un asiento en el Congreso, como si dentro del grupo de senadores el Centro Democrático no hubiera uno como Everth Bustamente que hizo parte de las filas de la guerrilla ya desmovilizada del M-19.

De acuerdo a los opositores del acuerdo, el apoyo internacional se debe a desinformación por parte de todos los estados del mundo, incluido el mismo Secretario General de las Naciones Unidas que ha celebrado los acuerdo de paz; déjeme decirles que, aunque nos cueste creerlo, el mundo tiene los ojos puestos en Colombia y sabe a la perfección lo que ha sucedido en la negociación de paz con las Farc. En un contexto donde cada vez más los conflictos se están encrudeciendo, donde nos enfrentamos a diario con la tragedia de los refugiados sirios que mueren ahogados en el Mediterráneo, de los niños que se quitan el polvo de sus caras luego de haber sobrevivido a un bombardeo, o de los infames atentados vividos en Europa que tanto nos han indignado, en estos momentos es precisamente el conflicto armado colombiano, con este acuerdo de paz, el único en el mundo que está presentando luces de esperanza hacia el silenciamiento de los fusiles y el terror. Fueron cuatro largos años de negociación, solventando una infinidad de problemas e imposibles que se presentaban como verdaderas murallas en contra de la paz, y que ante una posible victoria del No, el resultado será por de menos nefasto. Es imposible volver a negociar lo acordado, es una mentira plantear que el voto en contra del proceso de paz obligará a la renegociación de los acuerdos: los mínimos, tanto para las Farc como para el Gobierno Nacional, ya están planteados y lograr que aquellos cedan más, es una verdadera quimera.

El debate democrático se hace aún más contradictorio cuando han sido la mayoría de las víctimas quienes justamente están promoviendo el Si en las distintas regiones más azotadas por la violencia. Víctimas provenientes de los sitios más pobres del país y otras bastante pudientes, como lo fueron las del Club del Nogal luego del atentado perpetrado por las Farc contra este, las que se han unido en una sola voz: Si al acuerdo, Si a la Paz y sobre todo, Si a los retos que nos plantea la firma del mismo. Por ello, tal y como lo propuso Yolanda Pinto, viuda producto del secuestro y posterior asesinato de su marido en manos de las Farc: “con todo el amor, no entiende a los que van a votar por el No” ya que, ella y como muchas otras víctimas, han sido los principales promotores por el Si ¿De verdad, es usted capaz de votar en contra de un acuerdo de paz que la mayoría de las víctimas están promoviendo y aclamando? Esta es una contradicción terrible que nos deja a descubierto un argumento que se ha intentado ocultar: la verdadera impunidad estaría en decirle No a un acuerdo que defienden la mayoría de las víctimas del conflicto.

Ningún acuerdo de paz puede ser perfecto porque, justamente, su reto es lograr salir de aquello que es lo más imperfecto y horroroso como lo es cualquier contexto de violencia. Sin embargo, este acuerdo, aquel que debemos salir a ratificar el 2 de Octubre, ese mismo que la comunidad internacional aplaude, el mismo que la mayoría de las víctimas del conflicto defienden, es el mejor que pudo hacerse. Digámosle basta ya al miedo, a la desesperanza, a la resignación de un futuro con otros cincuenta años de violencia. Abramos nuestro corazón, despertemos de esta nefasta pesadilla, y acompañemos con una gran sonrisa al Si por la paz: por las valientes víctimas que ha dejado la triste historia de odio de nuestro país, por esas víctimas que contra viento y marea aún siguen resistiendo defendiendo con su alma y piel lo acordado en La Habana, un Si rotundo a la esperanza de un futuro cargado de vida para nuestros hijos e hijas, en definitiva, sonriámosle a un Si que calla los fusiles y traslada los retos al debate democrático.

“Las naciones del llanto” de Manuel de la Fuente (por Antonio Cruz)

Etiquetas

, , , , ,


LA GALLA CIENCIA Antonio Cruz  16 de septiembre de 2016

“Las naciones del llanto” (Manuel de la Fuente)

Huerga & Fierro editores, 2016

nacionesManuel de la Fuente Vidal ha desarrollado toda su vida profesional en las secciones de Cultura y Espectáculos del periódico ABC, así como en los suplementos Blanco y Negro y Guía de Madrid. En 1995, ganó el Premio de Poesía Gerardo Diego de la Diputación Provincial de Soria por el poemario Servicios Informativos.

En sus poemas de largos versos se desgrana una vida paralela, haciendo uso de la pluma como cronista de los más variados avernos, los suyos: desde el subsuelo de Dostoyevski, pasando más de una temporada en el infierno, hasta los mismos infiernos de Dante.

Manuel de la Fuente es un Whitman del siglo XXI, o puede que se quedase anclado en el XX, o en el anterior, como un personaje de Sam Peckinpah cuyo toque de modernidad es escuchar a Bob Dylan, Knockin’ on heaven’s door, mientras las balas lo atraviesan y suena la música, sin caer al suelo, llamando a las puertas del cielo; o quizá De la Fuente sea como Cable Hogue, una suerte de poeta crepuscular del western, atropellado por un automóvil en medio del desierto, ¡qué maldita  paradoja!

Con Las naciones del llanto, su segundo poemario y editado recientemente por Huerga & Fierro, uno tiene la sensación, desde el primer al último verso, que todo es un larguísimo poema de extensos e intensos versos; un poema que da comienzo y sigue y sigue, y no termina nunca, pues no acaba con el poemario. En sus versos late el desasosiego, se desnuda el poeta urbano, rebelde, en muchos momentos desolado. Cada uno de sus poemas es una película, una canción; es Rimbaud, Quevedo, Cirlot, Ginsberg; es Madrid; es la Biblia, que él asegura devorar en sus ratos libres, «cuando no está en la psiquiatra», pero De la Fuente es en este caso un profeta que habla del presente, porque el desastre ya está aquí, entre nosotros, y ya nada puede hacerse:

porque en días aciagos como estos ni Luther King podría tener un sueño

Una vida propia, que queda inmersa y atrapada en la tragedia humana, y él un ángel vencido:

Me asomo a la terraza de mi casa y arden y arden a lo lejos las ciudades

y allá en el horizonte las chimeneas de Auschwitz a pleno rendimiento   

Y como el replicante Roy Batty, siente rabia y deseos de sobrevivir, pues al igual que en Blade Runner, la sociedad deshumanizada del futuro en el que ya vivimos, sobrevive a duras penas, ahogada en una profunda crisis de valores, y en donde los replicantes son más humanos que los propios humanos:

En todos los suburbios y chabolas en todas las plazas que han prohibido en las estaciones de Metro en las paradas de autobús en las cafeterías y mercados se escucha a lo largo y ancho de la tarde el llanto de los mártires y las pisadas desoladas sobre caminos que no llevarán jamás a parte alguna

IMG_5522 copia web

Manuel de la Fuente Foto: PAMR

Leer sus poemas es leer su vida, revelada, sin tapujos, en dosis de amor:

Cuando una tarde incendiada de verano te amé bajo el castaño Aurora Galán mientras iban y venían los refugiados mientras llamaban al timbre los mendigos y le poníamos comillas a la vida y yo subrayaba tanta dicha sobre tus labios

Una vida que también ha transcurrido en bares y hospitales, como la cruz de una moneda que ahora relumbra en aureola de malditismo:

Y pienso en los cientos en todas las pastillas que en otros días he tomado

y pienso en los cientos en todas las botellas que en otros días he bebido

Y ahí queda la existencia más mundana, la vida descodificada en las redes sociales:

Tantos días tantos inviernos tantos amaneceres sin conocerte

[…]

no seré hoy el principal protagonista de tu vida ni de tu windows

[…]

ni decirte mentiras piadosas al oído a tu melancólica blackberry

Las naciones del llanto, como en la Tierra Baldía de Eliot, incorpora un anexo en donde referencia las fuentes e influencias de las que se ha servido para construir sus extensos poemas, ausentes de nombre, anónimos, creciendo en una cuneta, los versos de un Manuel de la Fuente que es como un secundario de los westerns de John Ford, y su poesía como si un trasunto de Whitman escribiese en estos días baladas de pop-rock: nunca saldrás vivo de este mundo (que dijo el músico de country Hank Williams).

Fuente: http://www.lagallaciencia.com/2016/08/las-naciones-del-llanto-de-manuel-de-la.html?m=1